Reducir la velocidad salva vidas

© Sergey Valov

¿Por qué #SlowDown?

A diario tenemos buenas razones para desplazarnos a lugares importantes, tanto si salimos de casa para ir al trabajo, a la escuela o a divertirnos. Sin embargo, llegar seguros a nuestro destino es tan importante como el hecho en sí de llegar.

Si reducimos la velocidad, respetamos los límites de velocidad apropiados para cada vía y no viajamos a una velocidad excesiva, conseguiremos que las carreteras sean seguras para todos. Para los niños que van al colegio, para las personas mayores que cruzan la calzada, para los trabajadores que se desplazan en automóvil hasta sus lugares de trabajo y para todos los usuarios de la vía pública en general. La velocidad excesiva es uno de los principales factores de riesgo. Cuanto mayor sea la velocidad, mayor será el riesgo de sufrir un accidente de tránsito y mayor será la gravedad de las consecuencias del mismo. La velocidad excesiva también afecta al resto de usuarios de la vía pública, como los peatones o los ciclistas. Reducir la velocidad significa aumentar la seguridad.

Evitar las colisiones  Minimizar el daño Proteger a los demás  Recursos

Historia en vídeo: El encuentro con el sargento Bonilla

 

 

Evitar las colisiones

Las posibilidades de evitar una colisión aumentan cuando se reduce la velocidad. Cuanto menor sea la velocidad, menos distancia se recorre mientras se toman decisiones o se actúa para evitar una posible colisión (distancia de reacción). Asimismo, cuando se viaja a menor velocidad, el vehículo necesitará menos tiempo para detenerse al frenar (distancia de frenado).

Las velocidades inferiores reducen el riesgo de colisión por varias razones:

  • Es más probable que el conductor o el usuario de un vehículo de motor de dos ruedas mantenga el control del vehículo.
  • Es más probable que el conductor o el usuario de un vehículo de motor de dos ruedas pueda anticipar a tiempo los peligros que se aproximan.
  • La distancia recorrida en un período de tiempo determinado, y asimismo la distancia recorrida a medida que el conductor o usuario de un vehículo de motor de dos ruedas reacciona ante una situación peligrosa en la carretera, es más corta cuando se viaja a una velocidad inferior (figura 1.2).
  • La distancia de detención de un vehículo, después de que el conductor o el usuario reaccione y frene, es más corta cuando la velocidad de desplazamiento es inferior (figura 1.2). 

 speed 1 2 illustration esp

Figura 1.2: extraída de Control de la velocidad: una manual de seguridad vial para los responsables de tomar decisiones y profesionales.

 

 

 

 

 

© TAC

Menor velocidad, menor daño

Cuanto menor sea la velocidad, menor energía cinética o de movimiento soportará tanto el vehículo como el conductor o los pasajeros. Por lo tanto, en caso de colisión con otro vehículo o con un objeto estático, como un árbol o un muro, se liberará menos energía. Parte de esa energía liberada será absorbida por los objetos implicados en la colisión y parte por el cuerpo humano, causando traumatismos. El cuerpo humano es vulnerable y solo es capaz de soportar una determinada cantidad de energía sin sufrir traumatismos graves. A menor energía, menor daño.

speed 1 4 illustration esp

Figura 1.4: extraída de Seguridad peatonal: manual de seguridad vial para instancias decisorias y profesionales.

© Amend

Proteger a los usuarios vulnerables de la vía pública

Cuando conduces más despacio, ayudas a que el resto de usuarios de la vía pública puedan valorar mejor cuál es la velocidad del vehículo, especialmente los peatones que intentan cruzar la calzada. Además, la masa y la vulnerabilidad de los vehículos/usuarios de la vía implicados en una colisión juegan un papel destacado. Cuando se produce una colisión entre un vehículo más ligero y otro más pesado, los ocupantes del vehículo ligero generalmente salen peor parados que los ocupantes del vehículo pesado. Esto es así especialmente cuando se trata de peatones, ciclistas y usuarios de ciclomotores (todos ellos usuarios vulnerables de la vía pública) que colisionan con vehículos de motor mucho más pesados.

Un estudio reciente sobre la probabilidad que tienen los peatones de sobrevivir a un accidente de tránsito muestra cómo un peatón adulto tiene aproximadamente un 20% de probabilidad de fallecer si es atropellado por un vehículo que circula a 60 km/h. La mayor probabilidad de supervivencia de un peatón tras una colisión se da cuando la velocidad de impacto es baja (por debajo de 30 km/h). ¡Una razón más para apoyar la campaña #SlowDown y reducir la velocidad!

 

Recursos

managing speed cover

Gestión de la velocidad

Descárgalo aquí


Control de la velocidad: una manual de seguridad vial para los responsables de tomar decisiones y profesionales

Descárgalo aquí


Hojas descriptivas sobre velocidad

OMS SWOV GRSP

¿Preparado para participar?

¡Comprométete!

© AIP Foundation